24 de agosto de 2015

Área Gris


Existe una pequeña área gris en las relaciones, un limbo donde no sabes que hacer o como actuar, esa parte de las relaciones nadie te las explica.

Todos te dicen lo bonito de las cosas, los pros y las ventajas, algunas personas te dicen lo que puede salir mal, pero nadie te dice de ese lugar gris, la tibieza de las cosas, esas reglas del juego que no están escritas pero son validas en todos lados.

Es muy bonito aventarte de frente a un sueño, una experiencia de vida que esperas salga de lo mejor, lo piensas, te animas y te arrepientes, se vuelve un constante pesar el estar dándole vueltas a la idea.

Al final de todo te avientas de bruces como tantas veces lo hiciste, algunas salía mal pero la mayoría siempre salías bien librado, el destino estaba de tu lado.

Al parecer no en esta ocasión... En un momento cambian las cosas, de risas se convierte a reclamos, todo cambió de un momento a otro, ese estado de sopor mental, el letargo en la relación, la monotonía mesclada con somnolencia de la cual no puedes escapar.

Tienes un hijo. En su momento no parece ser la decisión correcta, ante uno mismo y ante esas personas que te insistían que no te casaras, que no era el momento, que no era TU momento.

Tu vida cambia por completo, de vivir en una melancolía constante, de estar solo todo el tiempo a tener a alguien en quien pensar, alguien que necesita de ti a cada momento, el vivir por alguien te cambia y te hace ser mejor. Error, si quieres cambio debe ser por ti, por tu futuro, por tu persona, por esa paz mental que no podías obtener al tener a alguien a tu lado que te apoya en lo que puede pero al parecer nunca es suficiente.

12 de agosto de 2015

Diferencias entre amor y matrimonio...

Esta ocasión compartiré una escrito atribuido a una vivencia o enseñanza de Platón, todo esto debido a diversas situaciones que están pasando en mi vida personal, mas adelante tal vez comparta eso aquí también.


No se si les comenté pero soy papá de un hermoso niño de 11 meses recién cumplidos, un guapo caballerito galante como su padre, ese enano me trajo un cambio de vida que me hizo ver las cosas de otra manera, tomar decisiones y madurar por mí, por el y por el futuro que le quiero dar.


¿Qué es el amor?


Un día Platón le preguntó a su maestro, “¿Qué es el amor? ¿Cómo puedo encontrarlo?” Su maestro respondió: “Hay un enorme campo de trigo al frente. Camina hacia adelante sin mirar atrás, y elige solamente un tallo. Si encuentras el tallo más magnífico, entonces habrás encontrado el amor.”


Platón se adelantó, y en poco tiempo, volvió con las manos vacías, no había escogido ninguno. Su maestro le preguntó: “¿Por qué no elegiste cualquier tallo?” Platón respondió: “Porque yo sólo podía elegir una vez, y no podía dar marcha atrás.


Encontré el tallo más magnífico, pero no sabía si había mejores por venir, así que decidí no escogerlo. Mientras caminaba más, los tallos que vi no eran tan buenos como el anterior, por lo que al final no tomé ninguno. Su maestro luego dijo: “Y eso es amor.”


¿Qué es el matrimonio?


Otro día, Platón preguntó a su maestro: “¿Qué es el matrimonio? ¿Cómo puedo encontrarlo?” Su maestro respondió: “Hay un floreciente bosque enfrente. Camina hacia adelante sin mirar atrás, y tala un solo árbol. Si encuentras el árbol más alto, entonces habrás encontrado el matrimonio.”


Platón se adelantó, y en poco tiempo, volvió con un árbol. El árbol no estaba en pleno apogeo, y tampoco era alto. Era sólo un árbol ordinario. Su maestro le preguntó: “¿Por qué cortar ese árbol tan común?” Platón respondió: “Debido a mi experiencia anterior. Caminé hasta medio camino a través del bosque. Esta vez, vi este árbol, y yo sentía que no estaba mal, así que lo corte y lo traje. Yo no quería dejar pasar la oportunidad.” Su maestro dijo: “Y eso es el matrimonio.”


Si te sientes bien, la decisión es la correcta...


Hai Juano!!

30 de julio de 2015

De raices y alas

Hay multitud de clases de personas en el mundo: las que gustan más del mar, las que prefieren el campo. Las que esperan nostálgicamente el invierno, las que aguardan con ahínco el verano. Y existen también las que se quedan y las que se van. No es fácil ser del tipo que se queda, ni tampoco del tipo que se va. A veces, quien se queda siente el deseo de irse, de la misma forma que quien se va, siente un inmenso deseo por quedarse. Es difícil entender que no existe la posibilidad de tener alas y raíces al mismo tiempo, o lanzar el ancla a la arena y zarpar. Haces lo uno o lo otro. Algunas cuantas personas logran cambiar, después de todo vivimos en un cambio constante, pero es difícil apaciguar algo que ya traemos de nacimiento. Aquellos quienes se quedan se sienten bien así, y abandonar – las personas, lugares, ciudades, recuerdos – es algo muy difícil. Cuando la vida los incita a irse, ellos prefieren seguir allí. En ocasiones, son llamados conformistas – años en el mismo empleo, años con las mismas personas, nunca ha dejado la ciudad donde nació. ¿Y la vida?, ¿Y el mundo? Estos cuestionamientos pueden atormentarlos, alcanzar algo en sus corazones, pero cuando miran a su alrededor, apenas pueden entenderlo. Se pueden ir, siempre y cuando la condición para hacerlo sea volver, y volver rápido. Ellos quieren quedarse sin importar nada. Ah, las personas que se van… déjenlas que se vayan. No significa que no amen, no sientan nostalgia o que no les importe – simplemente su corazón es demasiado grande, y necesitan siempre estar en expansión. Cuando son enclaustradas, sufren mucho. No caben en los cubículos, no encajan en los trajes, no caben en sí mismos – el movimiento es la palabra que define sus vidas. Algunos creen que este tipo de persona es indecisa, inquieta e incluso frustrada, pues siempre parece estar buscando respuestas. No. En realidad, a esas personas que se van no les interesan demasiado las respuestas – su combustible está hecho a base de preguntas. Cuestionan todo el tiempo, piensan todo el tiempo, observan todo el tiempo. Se ven deslumbradas por la cantidad de maravillas que el mundo puede ofrecer, ya sea en una ciudad moderna como Paris o en un bar abandonado en una esquina cualquiera. Sucede, en ocasiones, que las personas que se quedan se enamoran de las personas que se van. De ahí la necesidad de izar y anclar, echar raíces y volar, correr y quedarse quieto. Podría escribir consejos, podría decir quédate, vete, espera, acepta. Pero no me corresponde. El amor es movimiento, energía, es vida pulsando dentro y fuera de nosotros, y exactamente por eso es tan personal. La única cosa que me atrevo a recomendar es: Siente. Permítete eso. Amplia el sentimiento, no lo guardes para ti. Y acepta el tipo de persona que es el otro. “Es difícil enamorarse de los que tienen alas”, dice un poeta. Pero también es difícil arrancar a quienes ya han echado raíces. Hail Juano...

19 de junio de 2014

La letra escarlata...

No pude encontrar otro mejor momento para escribir, en estos momentos me encuentro lejos de casa, aproximádamente 1800 km de distancia, no tengo a mi chata al lado y eso significa que no hay nadie que ponga presión para que me vaya a dormir ni nada.

El título no tiene nada que ver con el siguiente extracto de mi vida, creo que solo lo entenderemos los verdaderamente allegados a la tragicomedia que fue esto.

Les contaré algo que me pasó hace creo 2 semanas que regresabamos de visitar a los papás de la chata, yo venía todo focus manejando rumbo a mi humilde hogar que digo humilde xq se supone que se dice "que es el suyo también" y como de seguro son pura raza tipo interés social pues lo hago como protocolo, en fin.

Me encontraba manejando con la radio en una estación de hits, claro que la chata veníamos cantando a toda madre, pero como el destino es muy cruel dice la canción de Pepito y su caballo que cantan los Cadetes de linares, tuvo que salir esa estúpida canción de "así fue" de Playa Limbo, al escucharla entré en un estado donde iba manejando pero en mi cabeza solo estaban los recuerdos de la Lady Voldemort, demasiado tiempo sin pensar en ella que solo los primeros 4 acordes de la canción movieron todo el pinche pedo y por algunos momentos no supe nada mas.

La Chata al ver que me encontraba casi en un estado catatónico donde solo manejaba por institnto me apretó la mano y fue cuando reaccioné, por dios! La miré y me di cuenta que soy muy feliz con ella, estamos esperando al pequeño Gokú, estamos tratando de formar una familia y yo pensando en esa pérfida ingrata mal pagadora, sosa, una gran necia, un estupida engreida,egoista y caprichosa, una payasa vanidosa, insegura de si misma, falsa, enana rencorosa que no tiene corazon; llena de celos, sin razones, ni motivos, como el viento impetuosa, pocas veces cariñosa, la conozco como a mi; flaca, ojerosa, cansada y sin ilusiones, pero no vale la pena hablar de ella ahora.

Al ver como estoy con la Chata la vdd es que no me arrepiento de nada, pude estar mejor, pude estar peor, eso no lo sabremos, pero la verdad no quisiera averiguarlo.

Este fue mi primer día de padre, me la pasé viendo Netflix con la chata pero estuvo super divertido, ya en la noche salimos a cenar y la pasamos bien, como regalo del día del padre tuve el placer de recibir un Xbox One (Not Bad :D ) y espero que los próximos sigan así de buenos y mejores.

Me siguen aún algunos recuerdos de la Lady Voldemort y se que es natural, fue una etapa de mi vida pero lo bueno es que fue y ahora esa etapa está muy atras...